Yoga, YOGASFERA YOGASFERA Un espacio Internet para reunir toda la información sobre el mundo del yoga y su esfera: centros, estudios, profesores, cursos,clases, formaciones, eventos especiales ... todo lo que ocurre alrededor del yoga y que podemos compartir: consultar actividades. Un espai Internet per reunir tota la informació sobre el món del ioga i la seva esfera: centres, estudis, professors, cursos,classes formacions, esdeveniments especials... tot allò que passa entorn del ioga i que podem compartir: consulteu activitats. YOGASFERA Welcome to Yogasfera, a page on internet that brings together information about the world of yoga: centres, studies, courses, teachers, training, special events, in fact anything that happens in the world of yoga that we can share together: consult activitie

Yogasfera incorpora una botiga Ioga on trobaràs una acurada selecció d'articles d'una excel·lent qualitat, naturals i respectuosos amb el medi ambient, de marques que rarament es troben al mercat europeu, totes elles amb compromís mediambiental i social. Yogasfera incorpora una tienda Yoga donde encontrarás una cuidada selección de excelentes productos para la práctica, naturales y respetuosos con el medio ambiente, de marcas que difícilmente se pueden encontrar en el mercado europeo, todas con compromiso medioambiental y social. Store Yoga, Manduka, Yogitoes, Mats, Yoga Bags, yogui towels. Estores de Ioga, esterillas de Yoga, bolsas de Yoga, bosses de Yoga. Accessorios de Yoga, accessoris de Ioga, Props YOGA Clases de Yoga, Classes de Yoga Barcelona, Calendario actividades de Yoga, directorio de centros de Yoga, tienda de Yoga
Gyantse, Kumbum, Tibet author:Víctor Domènech
middle
VIVIR LAS FIESTAS DE NAVIDAD DESDE EL YOGA
24 Dec
2014
navidad Yogui

Los cristianos celebran la Navidad desde hace 1600 años (la primera constancia es del 354 dc) cuando culturizaron las celebraciones paganas del solsticio. El evento que celebran es el nacimiento de un niño que sólo Dios podía ofrecer a la humanidad, un hombre que viene de Dios y cuyo destino es encarnar la historia y la explicación de Dios mismo. En el día de Navidad, según los cristianos, se abren las puertas del cielo y Dios irrumpe en la historia restableciendo el diálogo entre el cielo y la tierra, entre el hombre y Dios, y por lo tanto entre el hombre y él mismo. En este sentido, la Navidad es la celebración de la unión suprema entre el hombre y la creación, entre el hombre y la divinidad misma, entre el hombre y si mismo como resultado de la revelación de Dios.

Para muchos, la celebración de la navidad está desprovista de la trascendencia que le confiere el sentido cristiano profundo y se centra en el plano humano convertida en la celebración de la unión y de la reunión, del estar juntos con los seres queridos, celebrando lo que nos une y olvidando – por lo menos a lo largo de unos días – lo que nos separa.

A menudo, los practicantes de yoga no encuentran fácil enfrentarse a la navidades y a sus celebraciones en ocasiones teñidas de exceso. Muchos yoguis rechazan la fiesta del consumo, de la acumulación, del desgaste. Consideran los deseos navideños como celebración de emociones superficiales, impuestas por las circunstancias, que se manifiestan en actos de amistad efímeros y que a menudo se apagan con el pasar de las fiestas.

Es natural que algunos yoguis sientan una fuerte atracción hacia la celebración de lo emocional, de la “unión”; ellos viven la navidad como el momento en el que todo el mundo “se vuelve yogui” por unos días. Otros sienten una fuerte aversión hacia esta celebración, la encuentran hipócrita, basada sobre todo aquello que trabajan duro para vencer: el puro placer de los sentidos, la superficialidad, la acumulación, la despersonificación, etc.
Tanto los unos como los otros están movidos por kleshas – raga que es atracción, y dvesha que es aversión; ambos pierden el sentido del yoga, que es el de discriminar.
Esta es en realidad la difícil tarea del yogui frente a estos días: “discriminar”; pasando del nivel de las emociones, hacia el del intelecto (buddhi) y desde el nivel del intelecto hacia el de la conciencia. Rechazar pues tanto la aversión como la atracción, trascender los impulsos emocionales y parar.

Movernos desde las emociones hacia el intelecto significa reconocer que las fiestas navideñas, en muchos hogares, no son nada más que el reflejo de una convención cultural. Un rito de masa, transmitido de generación en generación, donde modelos y actitudes se replican y muchas veces sufren un proceso de decadencia coincidente con el de la sociedad en general.

La sabiduría popular conoce una antigua y sabia forma de celebrar las fiestas: más simple, más austera, basada en el compartir y el estar el juntos que el yogui quizás siente más cercana. Pero no le concierne a él propagar y difundir una forma diferente aunque más auténtica de vivir las fiestas sino centrarse en usar el intelecto y practicar sus virtudes aprovechando el terreno fértil de receptividad ofrecida por el atmósfera navideña. El amor del yogui es un amor total e intelectual, trasciende los sentidos porque es dirigido por energías potentes, razonadas, integradas y practicadas en las virtudes de la bondad, de la alegría, de la compasión y de la amistad.

El yogui tiene así el poder de transformar el rito en un ritual personal y sacralizarlo a través de cada una de sus acciones, más allá de los significados que otros quieran atribuirle. Sacralizar el rito significa penetrarlo con la consciencia para que la esencia del yogui y la esencia del rito coincidan. Así el rito, inundado por la consciencia se transformará en la esencia del yogui mismo, que es shanti, paz.

Para el yogui no llegan las fiestas, sino que es el yogui que conscientemente se acerca a ellas y libre de deseos, de impulsos, de expectativas actúa y representa su ritual de unión con las personas con las cuales comparte la vida de todos los días.

Las atmósferas navideñas facilitarán la receptividad de las personas, será más fácil compartir la esencia del rito, participar en él, y transformar nuestras mesas, repletas de dones de la tierra, en altares de una celebración tan profunda y sincera como los sentimientos que nos atan a nuestros seres queridos. Así podremos quemar toda hipocresía: los deseos y los abrazos navideños no serán impuestos por las circunstancias, sino que serán manifestación de una conciencia capaz de suspender el juicio y amar la vibración profunda que nos une.

El yoga nos enseña que la libertad espiritual no se alcanza siguiendo el rito como conjunto de fórmulas, reglas y fechas establecidas. La libertad es conciencia. Sin conciencia todo rito es una prisión para la mente y el ego. Pero rechazar el rito, alejarse de ello sin conciencia también es una regla, también es una fórmula que ata la mente.

La vía del yogui no es rechazar la navidad, sino penetrarla con su consciencia, reconocer en ella lo que transpira vida, e inhalarla profundamente. Una vez conscientes en este camino, una gran compasión hacia todos los seres vivos se derramará de nuestros corazones sin ser impuesta por las circunstancias, sino de forma natural como resultado de nuestra práctica. Así las fiestas navideñas se transformarán ellas misma en un medio para la autorrealización suprema del yogui.

In { Generic, } comments{ 2 } author: Alvise Vianello
25 Dec
2014

Muy cierto Alvise. En definitiva, y desde la ecuanimidad, no se trata mas que de hacer de la Navidad un día más de nuestras vidas; o de cada día de nuestras vidas, una Navidad.

author comment:Fatima
29 Apr
2015

Gran article! Ple de saviesa! Estic totalment d'acord. Abraçades de pau. https://lavalldelespiritualitat.wordpress.com

author comment:Joan Carles
Add your comment:
http://www.yogaiastore.com