Yoga, YOGASFERA YOGASFERA Un espacio Internet para reunir toda la información sobre el mundo del yoga y su esfera: centros, estudios, profesores, cursos,clases, formaciones, eventos especiales ... todo lo que ocurre alrededor del yoga y que podemos compartir: consultar actividades. Un espai Internet per reunir tota la informació sobre el món del ioga i la seva esfera: centres, estudis, professors, cursos,classes formacions, esdeveniments especials... tot allò que passa entorn del ioga i que podem compartir: consulteu activitats. YOGASFERA Welcome to Yogasfera, a page on internet that brings together information about the world of yoga: centres, studies, courses, teachers, training, special events, in fact anything that happens in the world of yoga that we can share together: consult activitie

Yogasfera incorpora una botiga Ioga on trobaràs una acurada selecció d'articles d'una excel·lent qualitat, naturals i respectuosos amb el medi ambient, de marques que rarament es troben al mercat europeu, totes elles amb compromís mediambiental i social. Yogasfera incorpora una tienda Yoga donde encontrarás una cuidada selección de excelentes productos para la práctica, naturales y respetuosos con el medio ambiente, de marcas que difícilmente se pueden encontrar en el mercado europeo, todas con compromiso medioambiental y social. Store Yoga, Manduka, Yogitoes, Mats, Yoga Bags, yogui towels. Estores de Ioga, esterillas de Yoga, bolsas de Yoga, bosses de Yoga. Accessorios de Yoga, accessoris de Ioga, Props YOGA Clases de Yoga, Classes de Yoga Barcelona, Calendario actividades de Yoga, directorio de centros de Yoga, tienda de Yoga
Gyantse, Kumbum, Tibet author:Víctor Domènech
middle
El yoga y la gente mayor
17 Sep
2012
ioga a la platja

El verano, tiempo de encuentro y momento perfecto para enseñar yoga a los más jóvenes

De una conversación surgió la idea de escribir sobre el yoga y la gente mayor. Pero, quienes son realmente 'la gente mayor' cuando hablamos de yoga? Pensando en los yoguis y yoguinis que practican conmigo y que han pasado la fecha de la jubilación, me doy cuenta que muchos de ellos comparten del todo la práctica con otros yoguis y yoguinis que podrían ser sus nietos y nietas. La forma de entrar y salir de las posturas, con más ligereza o dificultad, no depende en absoluto de los años que haga que han nacido. Los hay que no han cumplido todavía los cincuentena y que a menudo me dicen que 'son mayores' y que por ello !van con mucho cuidado... ! lo dicen exactamente de la misma manera que los nacidos alrededor del año 35 o 40! y luego completan la explicación con el detalle de las lesiones y las enfermedades que han tenido. Son estas lesiones y enfermedades lo que hace que sea necesario adaptar la práctica a las posibilidades de cada uno y eso siempre es posible, !en todos los casos es posible! Quizás es necesaria una pequeña adecuación en el ritmo y la intensidad, o encontrar variaciones más suaves de las posturas, buscar la ayuda de soportes o incluso de una silla. !Nunca es tarde para instalar la vida en el yoga!

Así pues, lo tendremos que ver desde el punto de vista de las capacidades tanto físicas como mentales que tienen las personas en el momento de su llegada al yoga, porque si han practicado toda la vida de forma armoniosa, ello las habrá ayudado a tener unas condiciones probablemente muy buenas a pesar del paso del tiempo y habrán aprendido a ajustar bien la práctica a esas condiciones.

Es obvio que el envejecimiento del cuerpo es un hecho natural y progresivo que nos llevará quizá a pasar por una etapa senil o de sobreenvejecimiento (más allá de 'ser mayores') si tenemos una larga vida, pero también probablemente la viviremos mejor si hemos practicado yoga, nos hemos mantenido alegres y sobre todo abiertos a los demás. Cuando hablamos de 'hacer yoga' nos referimos a menudo a la práctica física del yoga y más adelante descubrimos cómo engloba todas las dimensiones del ser: física, mental y espiritual. Mejora el estado del cuerpo, calma la mente y mejora la capacidad de concentración y la agilidad. Yoga conecta también con la dimensión espiritual que hay en todos nosotros.

Cada uno parte desde una realidad diferente que deberá respetar, las personas mayores saben hacerlo muy bien. Con optimismo y con la guía de un profesor, la práctica conseguirá combatir los efectos nocivos propios de una vida sedentaria y ayudará a mejorar a todos los niveles. De la misma manera que lo harían si fueran más jóvenes, será bueno que las personas mayores elijan un yoga suave para empezar, una sesión básica de iniciación del estilo que les haga más ilusión. Si tienen muchas dificultades físicas quizá un yoga restaurativo, y poco a poco, ya irán encontrando cuál es la práctica más adecuada.

¿Qué beneficios físicos encontramos cuando practiquemos yoga?
Yoga invita siempre a la observación de la respiración consciente. Puesto que a medida que envejecemos dejamos de hacer respiraciones completas y perdemos flexibilidad en la caja torácica, inhalar y exhalar completamente, de manera larga, lenta y profunda recupera su amplitud, oxigena y limpia, ralentiza el ritmo cardíaco y mejora la concentración. Cuanto mayor es la dilatación pulmonar, mejor es la función respiratoria en general.

Una práctica armoniosa de posturas beneficiará muchísimo el tono muscular debilitado por los años aunque cada postura se mantenga sólo unos diez segundos o una respiración completa. El enlace entre las posturas que puede ser bien lento mejorará la movilidad general del cuerpo, la movilidad articular, ayudando así a paliar procesos degenerativos como la artrosis y rompiendo el círculo artrosis - dolor - inmovilidad que conlleva más artrosis, y mejorará el equilibrio. A menudo, con el paso de los años las personas mayores han perdido equilibrio, sufren vértigos y tienen un poco de miedo de caerse, ahora bien, rápidamente ganan confianza cuando sienten que se fortalecen, aprenden a fijar la mirada y a alinear el cuerpo, y sin apenas darse cuenta pueden construir posturas de arquitectura más complicada, incluso las que son sólo sobre un pie.

El gran abanico de movimientos hacia adelante, hacia atrás y a cada lado que propone el yoga hará posible mantener la columna vertebral en un buen estado a nivel funcional, mejorará la flexibilidad, la fortalecerá e incluso se podrán corregir un poco posibles desviaciones o lesiones de forma que la espina dorsal podrá proteger mejor el sistema nervioso. Yoga estimula la función parasimpática del sistema nervioso vegetativo que aporta una vivencia de serenidad interior.

No sólo los músculos saldrán beneficiados, también los huesos se fortalecerán al estar mejor irrigados por el efecto de las presiones y las torsiones favoreciendo así la mineralización ósea. Estas presiones y torsiones tendrán un efecto de masaje circulatorio sobre las vísceras y los órganos internos. Por ejemplo, la flexión lateral a la derecha, sobre el hígado y la izquierda sobre el bazo y el páncreas. Como las vísceras son compactas, al comprimirlas se vacían de sangre facilitando que se llenen de sangre renovada en deshacer la postura. Este masaje mantiene abierta una vía importante en la posibilidad de regeneración orgánica. Mejora la función global del aparato digestivo, tanto a nivel de movilidad intestinal como a nivel de secreción de jugos gástricos, así como la función renal por los efectos de presión y estiramiento sobre los riñones cuando flexionamos la columna lumbar aumentando el flujo sanguíneo. También el sistema endocrino se sentirá feliz y el sistema inmunitario, los practicantes verán cómo enferman menos a menudo.

Una práctica constante hace que las posturas vayan quedando dibujadas en la memoria del cuerpo que también se despierta si se ha hecho ejercicio en el pasado. La persona empieza a moverse de forma más consciente, cuidadosa y segura también fuera de la esterilla y aprende a encontrar un espacio íntimo de calma duradero incluso cuando la vida se complica. La lista de beneficios físicos podría ser larguísima pero sobre todo yoga es una fuente inagotable del optimismo tan necesario en esta etapa de la vida en la que hay que asumir más que nunca los cambios que van llegando y en la que se necesita mucha fuerza y serenidad para poder ayudar a los demás con ilusión renovada si se tienen a cargo personas que cuidar como ocurre a tantas mujeres que ya son abuelas, si hay que hacer frente a enfermedades, soledad o dificultades económicas.

Y más allá de lo físico ...
Cada práctica es una invitación a dejar a un lado la imagen social que hemos construido de nosotros mismos: el estatus, la economía, el aspecto físico, la edad, las enfermedades, las lesiones y un largo etcétera de ideas limitadoras para poder conectar de verdad con nuestra esencia, con nuestra semilla que es el alma. Si hemos tenido una vida llena el alma no ha envejecido. Así como el cuerpo recoge todas las experiencias vividas y cambia a lo largo de los años, el alma se enriquece y permanece siempre joven. Las personas mayores me dicen que de espíritu se sienten jóvenes y de esta juventud hablan también sus ojos.

Es desde esta esencia íntima que yoga nos enseña a abrirnos a los demás con amabilidad, compasión, ecuanimidad y alegría infinitas. Para mayores y jóvenes esto es una gran liberación que trae felicidad.

Las personas mayores suelen tener una espiritualidad, confesional o no, largamente trazada y encuentran en la práctica unos valores éticos que no entran en discordancia con esta espiritualidad porque son valores universales.

Las personas de edades más avanzadas que veo practicar habitualmente me parece que no tienen todavía 80 años pero las hay que se acercan. Es inspirador ver cómo han aprendido o van aprendiendo a convivir con las 'discapacidades' que les llegan a lo largo de los años, quizás las comentan con preocupación pero al ver que una vez asumidas y adaptada la práctica, detrás de estas 'discapacidades' hay un abanico enorme de posibilidades dentro del yoga, se animan y van avanzando generalmente con mucha prudencia y conocimiento. A menudo han sido capaces de dejar a un lado el ego conquistador de retos y son muy respetuosas con su cuerpo, saben observarlo, cuidarlo y practicar de forma amable siguiendo la realidad de cada día.

Así, progresan de manera sorprendente mientras van recordando de vez en cuando en voz alta que 'son mayores' y no es de extrañar que un día, un joven que practica a su lado dificultades, las observe de reojo sorpresa.



In { Benefits, Generic, } comments{ 0 } author: Mariona Costa
Add your comment:
http://www.yogaiastore.com